¿Cuál es el plazo para reclamar demoras en Inglaterra?

Como en toda reclamación marítima, armador, fletador e interesado en la carga deben resolver la crucial cuestión del plazo para interponer la reclamación por demoras, bien si uno quiere reclamarlas, bien si uno quiere defenderse de dicha reclamación.

En realidad, el punto de partida no deja de ser el plazo general para presentar reclamaciones en Inglaterra, en cuyo sentido el propio Arbitration Act de 1996 establece que los límites legales aplicables a la jurisdicción ordinaria se aplican igualmente a los procedimientos arbitrales (Sección 13.1 del Act). De este modo, para los contratos gobernados por la ley inglesa, esos límites legales vienen establecidos en el Limitation Act de 1980 y de entre todos ellos, y para lo que interesa en este artículo, destacaremos que conforme al mismo “toda acción por incumplimiento contractual debe ser interpuesta dentro de los seis años siguientes tras tener lugar el hecho que fundamenta dicha acción” (Sección 5 del Act) y así mismo en casos de responsabilidad extracontractual, o Tort como se denomina técnicamente en Inglaterra, también será para el caso que nos ocupa de 6 años (Sección 2 del Act).

Pero ocurre que, en Derecho inglés, a diferencia de otros ordenamientos, el respeto por lo expresamente pactado entre las partes es absoluto. En el reciente caso del “The Ocean Neptune” ([2018] EWHC 163 (Comm) el charterparty (un ExxonMobil VOY 2005) establecía en sus ryder clauses que, primero, si el armador no remitía toda la documentación en apoyo a su reclamación por demoras en un plazo de 90 días, el fletador quedaba liberado de cualquier reclamación por las mismas. Por otro lado, en una redacción algo confusa, establecía en otra cláusula que el fletador debía ser responsable por el tiempo perdido por el buque mientras éste espera instrucciones del fletador.

El buque entró en demoras y el armador presentó su reclamación al fletador (por 770.000USD). Pero lo hizo sin aportar los Statement of Facts que como sabemos suelen requerirse en este caso. Pasaron los 90 días, y los fletadores se desentendieron de la reclamación por haber perdido el armador su derecho a reclamar.

Los armadores iniciaron un arbitraje en Londres, pero reclamando ese tiempo perdido esperando instrucciones, conforme a esa otra cláusula de las ryder clauses, y no realmente una reclamación por demoras. El Tribunal Arbitral decidió que, si bien armadores habían perdido el derecho a reclamar demoras al dejar pasar los 90 días sin aportar los Statement of Facts, al plantear el arbitraje no como demoras propiamente dichas sino conforme a la cláusula que les permite reclamar el tiempo esperando instrucciones, los armadores tenían derecho a reclamar ese tiempo perdido.

Los fletadores apelaron el Laudo y el Juez Popplewell J les dio la razón y tumbó el Laudo arbitral. Entendió que ambas cláusulas no podían sino interpretarse en su tenor literal y que una mera lectura de las mismas, conforme a lo estrictamente pactado por las partes, permitía entender a cualquiera que las leyera que lo que las partes estaban pactando eran reclamaciones de Laytime and Demurrage como de las muchas que se ven en el mercado de fletamentos.

Las conclusiones que podemos sacar de este caso son las siguientes:

  1. Debe tenerse especial cuidado en la redacción de las Ryder Clauses en toda póliza de fletamento o Charterparty;
  2. La creatividad que los abogados puedan darle posteriormente a la lectura de las cláusulas no siempre resulta ganadora: debemos siempre cuidar los contratos que redactamos;
  3. En Inglaterra, los jueces siempre van a respetar y aplicar, de forma estricta, lo pactado por las partes. Cuidemos pues lo que vayamos a pactar e incluyamos siempre las cláusulas con el redactado más claro y sencillo que sea posible.

 

Dr. Miquel Roca
Socio Director
LMA Legal, Londres.
www.lmalegal.co.uk
mroca@lmalegal.co.uk
Twitter: @miquel_ro